Regálanos un like

lunes, 27 de abril de 2015

El grupo de Hackers AnonGhost ayuda a múltiples organizaciones benéficas palestinas con fondos de tarjetas de crédito israelíes robadas.


Hackers de AnonGhost presuntamente financiaron varias organizaciones benéficas palestinas con dinero robado de las tarjetas de crédito pertenecientes a ciudadanos israelíes.

Según informes, el de grupo de Hackers anti-Israel AnonGhost está pagando a organizaciones benéficas palestinas con el dinero que ganó por el robo de tarjetas de crédito pertenecientes a ciudadanos israelíes.

Uno de los miembros clave y fundador de AnonGhost, Mauritania Attacker le dijo al Daily Dot que el grupo había pagado alrededor de $18.000 USD a un número indeterminado de organizaciones benéficas palestinas utilizando tarjetas robadas el dia del ataque.


#OpIsrael

El cluster de Anonymous perteneciente a Oriente Medio había lanzado #OpIsrael después de prometer un "Holocausto Electrónico" en los sitios web israelíes el 7 de abril. En los ataques de guerra relámpago en sitios web de Israel en el período, los hackers obtuvieron información financiera que pertenece a los israelíes

Aunque no es parte del grupo hacktivista Anonymous, AnonGhost también se unió al ataque contra Israel y ha publicado varias listas con accesos a correos electrónicos y cuentas de Facebook que presuntamente pertenecían a los israelíes. También arrojaron datos robados a los sitios web israelíes en el sitio Pastebin para demostrar sus habilidades de Hackers.

Algunos de los datos de la tarjeta de crédito de los ataques no se hizo público y en su lugar fue utilizado por AnonGhost para financiar organizaciones benéficas palestinas de organizaciones basadas en Gaza.
El lado amigable de Anonghost.

Prueba de donaciones fue publicada en la página de la campaña de recaudación de fondos "Keeping The Children Of Gaza Alive" establecido en el sitio web FundRazr. Dos pagos fueron realizados por AnonGhost, uno de $2,000 USD y otro de $200 USD.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada